Los 5 alimentos más ricos en probióticos: Para una mejor salud intestinal

Al contrario de lo que se especula sobre que todas las bacterias son dañinas, en realidad tenemos tanto bacterias buenas como malas en nuestro cuerpo, que viven en simbiosis y en paz cuando ambas están en equilibrio y ninguna «toma el control».

Y las bacterias útiles de nuestro intestino se llaman probióticos. Son esencialmente una mezcla de diferentes levaduras y microorganismos vivos diseñados para ayudar a equilibrar su microbiota.

Los beneficios de los probióticos incluyen la prevención de la aparición de enfermedades gastrointestinales (estreñimiento, diarrea, síndrome del intestino irritable, función inmunitaria, etc.), el aumento de la tolerancia a la leche, la mejora de la absorción de las vitaminas del grupo B y del calcio, y el mantenimiento de una microbiota intestinal sana y óptima.

Cuando hay una disminución de la abundancia de bacterias probióticas en el intestino, se crea un desequilibrio negativo en la microbiota. Esto aumenta el riesgo de desarrollar diversas enfermedades relacionadas con el sistema inmunitario, la salud intestinal, el metabolismo, el hígado, etc.

En estos casos, se recomienda consumir alimentos ricos en probióticos para restablecer el equilibrio en nuestro intestino.

¿Qué alimentos son los más recomendados?

Este artículo le mostrará los 5 alimentos más ricos en probióticos (que además son asequibles). Comerlas a diario puede ayudarte a conseguir un equilibrio gastrointestinal saludable.

1- Yogur

El verdadero yogur puede ser una excelente fuente de probióticos. Es esencialmente una leche fermentada con un sabor ligeramente agridulce, que está llena de microorganismos beneficiosos y otros nutrientes importantes para la salud.

Contiene muchas bacterias probióticas, así como calcio y cobalamina (B12). Varios estudios han examinado las propiedades saludables del yogur, que se asocian con la reducción de la inflamación, un sistema inmunitario fuerte, el apoyo a la salud gastrointestinal y el equilibrio de la presión arterial.

2- Queso

Algunos tipos de queso, como el cheddar maduro o tradicional, el gouda, la mozzarella y el gruyere, son fuentes ricas en probióticos. No sólo son súper deliciosas, sino que también están llenas de nutrientes: calcio, vitamina A y cobalamina (vitamina B12).

Por otro lado, el queso puede tener un alto contenido en grasas saturadas, lo que significa que hay que tener cuidado con las cantidades diarias que se consumen. Siempre es mejor mantener una dieta equilibrada e incluir tanto grasas saturadas como insaturadas, como el aceite de oliva, el aceite de sésamo o el pescado.

3- Pepinillos

Es importante mencionar aquí que sólo los pepinos cortados de forma convencional pueden ser ricos en probióticos (remojados sólo en agua y sal y fermentados). Los que se encurten en una solución de vinagre no ofrecen estos beneficios probióticos.

Los pepinillos son bajos en calorías, grasas e hidratos de carbono, lo que los convierte en excelentes tentempiés entre horas. Por otro lado, a veces pueden tener un alto contenido en sodio debido a la salmuera en la que se sumergen. Por lo tanto, si padece una enfermedad cardiovascular o una presión arterial alta, tenga cuidado con la cantidad que come.

4- Kombucha

Según el Departamento de Ciencias de la Alimentación de la Universidad Nacional Chung-Hsing, la kombucha puede ser una excelente fuente de bacterias probióticas, vitaminas hidrosolubles (complejo de vitaminas B y C) y polifenoles, que son potentes antioxidantes en sí mismos.

Además, la bebida es baja en calorías, no contiene grasas ni hidratos de carbono y puede tener un efecto positivo en la reducción de la inflamación y la lucha contra el estrés oxidativo.

5- Tempeh

El tempeh es un alimento indonesio elaborado con soja fermentada. Es muy similar al tofu, pero es más firme y tiene un sabor ahumado y terroso. Este alimento es muy rico en proteínas, por lo que es una buena opción para vegetarianos y veganos.

Además de ser una excelente fuente de probióticos, el tempeh es rico en magnesio, hierro y contiene calcio altamente absorbible. También puede favorecer la salud intestinal, reducir los niveles de colesterol LDL y combatir el estrés oxidativo.

· Artículos relacionados:

error: Content is protected !!